¿SOMOS SOLO NUESTRO CEREBRO?

 

El cerebro es el órgano principal de nuestro cuerpo. Capaz de controlar nuestras funciones vitales (respirar, comer, dormir, andar) y de recibir información de los sentidos e interpretarla Es el responsable de nuestras conductas y emociones. Nos permite pensar, razonar, aprender y hablar. El cerebro es parte de nuestro organismo, pero ese organismo vive en un contexto social y cultural  

                                    
Hay quien piensa que somos lo que somos por nuestro cerebro. Si la actividad de las neuronas fuera la que determina nuestros actos, significaría que la libertad no existiría y que ésta sería una mera ilusión creada por el cerebro. Además, si las respuestas cerebrales son automáticas, la voluntad y la conciencia tampoco tendrían cabida en nuestra vida.

Pero no, no solo somos nuestro cerebro.  Múltiples estudios han concluido que el cerebro es un órgano plástico que cambia con la experiencia. Muchos de los avances del hombre a lo largo de su historia, como el lenguaje, la ciencia, la escritura se han producido utilizando el cerebro, pero han sido posibles gracias a vivir en sociedad. De este modo, las experiencias que vivimos, el entorno en el que nos desarrollamos, las dificultades a las que nos enfrentemos pueden modificar nuestro cerebro y, por tanto, condicionar nuestro comportamiento.

Por tanto, en mi opinión, nuestro comportamiento está condicionado no solo por nuestros caracteres biológicos, sino también, y de manera notable, por los factores y circunstancias de nuestro entorno social y cultural. Además, todo lo que hemos ido aprendiendo a lo largo de nuestra vida también influye en nuestra forma de actuar y en nuestra conducta.

funbascerebro.jpg
cerebro2.webp